3 historias de grandes mexicanas dignas de admirar.

A pesar de que a lo largo del siglo XX las mexicanas ganaron cientos de batallas para luchar contra los prejuicios y discriminaciones, aún nos falta mucho camino por recorrer.

Pero no está de mas reconocer el esfuerzo, trabajo y valentía de estas grandes mujeres, y qué mejor que recordarlas en este mes patrio y sentirnos orgullosos de que existieron mujeres como ellas en nuestro país.

Eulalia Guzmán (1890-1985) Resultado de imagen para Eulalia Guzmán

Activista, feminista, académica, docente y precursora de la participación de las mujeres en la antropología, Eulalia Guzmán Barrón es una de las mexicanas que rompió esquemas y sin embargo ha quedado olvidada en la reconstrucción de la historia del país.

Fue una de las especialistas que descubrieron los restos de Cuauhtémoc, el último tlatoani azteca. Fue además una pedagoga destacada que impulsó una enorme campaña de alfabetización en nuestro país. Sin duda, su intelecto iluminó como nadie el patrimonio nacional.

Elvia Carrillo Puerto (1878-1968)

Resultado de imagen para elvia carrillo

Puerto dedicó su vida a combatir las injusticias causadas por la desigualdad degénero,fundando organizaciones de resistencia feminista donde se daban conferencias sobre la salud de las mujeres y la necesidad de que estuvieran dentro del gobierno.            En su natal Yucatán, ayudó a las mujeres a votar y ocupar cargos públicos y en 1923 Elvia se convirtió en la primera diputada mexicana.                                                            Gran parte de los derechos femeninos que hay en la actualidad se los debemos a ella.

 

Resultado de imagen para Matilde MontoyaMatilde Montoya (1859-1939)

En una sociedad machista,Matilde Montoya logró ser la primera mujer médico en México. Aunque no se le permitía estudiar medicina “porque era mujer”, a sus 16 años recibió el título de partera e inmediatamente comenzó a trabajar como auxiliar de cirugía.

Después de muchos intentos de entrar a la Escuela Nacional de Medicina, en 1882 logró inscribirse gracias al apoyo de Porfirio Díaz. No la tuvo fácil, ya que al solicitar presentar su exámen profesional, se lo negaron ya que en los estatutos de la escuela, se hablaba de “alumnos” y no de “alumnas”, nuevamente recurrió a Diaz, y este emitió un decreto para realizar una sesión con la Cámara de Diputados y que se le permitiera titularse si cumplía con los requisitios de su exámen teórico-práctico.

Aprobó el exámen, y fue nombrada la primera mexicana con el título de Doctora de la Facultad de Medicina de México.

 

Que estas mujeres sean un ejemplo de como la perseverancia y esfuerzo diario, valen la pena.

-AP

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s